DESTELLOS DE LUZ

m.destellosdeluz@gmail.com

Correo


Amada Madre Kwuan Yin , Diosa de La Misericordia y Perdón

YO SOY invocando, tu presencia en mi , en mis seres amados y en la humanidad.

Derrama tu Luz Violeta de Misericordia y Perdón sobre cada rincón del Planeta.

Gracias, Gracias, Gracias

martes, 3 de enero de 2012

Amitabha



Amitabha 

PICT0039.JPG


Dentro del panteón del budismo tántrico indo tibetano, Amitabha indudablemente representa, al más popular de los cinco Budas trascendentales.
Su nombre significa “luz ilimitada” y es el Buda principal de Sukhavati, la Tierra Pura del gozo infinito del oeste.
En otro contexto, se le interpreta como la encarnación del habla iluminada de todos los Budas, siendo el Buda Vairochana la representación de la forma iluminada y el Buda Akshobya la de la mente iluminada.
El cuerpo de Amitabha es del color del sol poniente y se sienta en la postura de meditación con sus manos descansando en su regazo sosteniendo el cuenco del mendicante lleno del néctar de la larga vida y de la sabiduría discriminativa.
Viste las túnicas del monje o bikshu y se encuentra rodeado de una esfera de luz arcoiris.
Shakyamuni, el Buda histórico, reveló que la Tierra Pura de Sukhavati llegó a la existencia como resultado de la impecable motivación y práctica pura de Amitabha, cuando hace mucho tiempo, se le conocía como el bodhisatva Dharmakara.
Esto sucedió durante el tiempo del Buda Lokeshvararaja, en cuya presencia Dharmakara declaró:

“Cuando haya alcanzado la iluminación, si aquellos seres de las diez direcciones del espacio, tras haber escuchado mi nombre, fueran a dirigir su pensamiento a mi tierra y plantaran las raíces de su mérito, llevándolas a su florecimiento por medio del pensamiento sereno deseando así renacer en mi tierra – de no obtener la satisfacción del logro de su deseo – pueda entonces no alcanzar la consecución de la sabiduría perfecta.”


Habiendo tomado este voto en beneficio de todos los seres, Dharmakara llevó a cabo las labores de un bodhisatva por muchos eones.
Tan grande fue su acumulación de méritos que en donde quiera que experimentaba renacimiento, su cuerpo expedía la fragancia del incienso, era rodeado de riquezas y era capaz de emanar de sí mismo, comida y bebida de forma milagrosa.
Cuando eventualmente logró la plena iluminación como Amitabha, su entorno espontáneamente se transformó en Sukhavati, el paraíso del oeste, una tierra de inimaginable luminosidad y belleza.
Es en esta Tierra Pura, en la que tras la muerte, aquellos devotos a Amitabha experimentan renacimiento.
Sentados en flores de loto, reciben enseñanzas directamente de Amitabha, así como de los incontables Budas que a su vez residen en esta Tierra Pura. Sin experimentar los sufrimientos de la existencia cíclica y liberados de forma permanente del renacimiento en reinos inferiores, estos seres afortunados progresan irreversiblemente hacia la iluminación, para así eventualmente lograr la más perfecta y pura budeidad.
Uno de los principales sutras estudiados por los seguidores del budismo de la Tierra Pura, nos da instrucciones precisas entorno a como visualizar a Amitabha, su séquito, Tierra Pura y todos los esplendores de este reino, en preparación para la muerte.
En conjunto con otros sutras, también recomienda la recitación del mantra de Amitabha, lo cual de acuerdo a algunos académicos, es suficiente para propiciar el renacimiento en Sukhavati.

Fuente: fragmentos extraídos del artículo Buda Amitabha, Señor de la Luz Ilimitada.
Casa del Tíbet, Méjico.


El tercer Buda dhyana es Amitabha, quien representa la purificación del deseo o el apego. Cuando estamos bajo la influencia del apego, discriminamos entre lo que es bueno y lo que es maligno, lo que es hermoso y lo que es desagradable, y luego nos aferramos a lo que parece ser atractivo y evitamos lo que parece mezquino y detestable.
Apego y repulsión son emociones perturbadoras que surgen por la falta de comprensión sobre la naturaleza de las cosas tal y como son y como aparecen.
Es debido a la ignorancia que la mente acepta y rechaza los objetos del apego y la repulsión.
Con la sabiduría de la discriminación, conocemos las cosas tal como aparecen, tal como son, sin opiniones confusas y basadas en prejuicios.
Esto se logra mediante la purificación del apego y realizando el Buda Amitabha.
Buda Amitabha es el nombre en Sánscrito, mientras que el nombre en tibetano es Sangye Odpamed, teniendo en cuenta que sangye significa “Buda” y odpamed, “luz ilimitada.”
Cuando hemos desarrollado la consciencia de conocer todas las cosas tal y como se manifiestan, hemos desarrollado la claridad de la luz ilimitada, que está completamente libre de confusión.
Podemos comparar este estado de la luz ilimitada con el ejemplo de una lámpara.
Una luz defectuosa no puede iluminar una habitación con claridad, mientras que una lámpara perfecta puede permitirnos ver las cosas distintiva y claramente.
La luz del Buda Amitabha es por tanto ilimitada y es realizada a través de la purificación del apego y el deseo.


El Buda Amitabha es de la familia del loto porque un loto nace en aguas pantanosas, mientras que su flor permanece inmaculada.
De la misma manera, Amitabha representa la libertad del apego, y es el apego el que nos hace experimentar dolor, pérdida e insatisfacción que nunca encuentra complacencia.
La purificación de la emoción negativa del apego es un estado de paz pura e inmaculada.
Por lo tanto, el Buda Amitabha se sienta en la completa postura vajra, con las dos manos descansando en la posición meditativa de claridad mental. Él percibe perfectamente las cosas tal y como son y tal como aparecen, sin nociones subjetivas.
Este es un estado de paz y tranquilidad.
Él reside en el mandala del reino Búdico de “Dewachen”.

“La falsa imaginación te enseña que cosas tales como
La luz y la sombra, el largo y el alto, lo blanco y lo negro
son diferentes y tienen que ser discriminadas;
pero ellas no son independientes una de la otra;
ellas son aspectos diferentes de la misma cosa,
Buda







Un abrazo de Luz
Isabel Cutillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reiki Symbols

Marta: mascota virtual


Si Tu Honras el Universo que Habita en Mí, y Yo Honro el Universo que Habita en Tí, ya no Somos Dos, sino UNO